Conceptos Rectores de Administración

| mayo 7, 2011 | 0 Comentarios

1. LA ADMINISTRACIÓN Y LA CIENCIA

La administración es ciencia en tanto estudia e investiga metodológicamente las variables, las constantes y causas-efecto de la eficiencia y eficacia de las organizaciones sociales productivas. Esta tarea científica sólo se realiza por un grupo de especialistas que por lo regular están ligados a las mejores universidades del mundo. Para comprender la relación entre ciencia y administración es necesario partir del conocimiento de que la ciencia se define como:




“Clase de la actividad humana orientada hacia la formulación sistemática de las posibilidades de repetición, hipotética y real, de determinados fenómenos que, para sus fines, se consideran idénticos” (Pratt Henry, Diccionario de sociología. Fondo de Cultura Económica, 1990, p. 38.)

Por lo general, el administrador profesional no se dedica en forma exclusiva a la investigación, aunque sí requiere observar fríamente los fenómenos económico-sociales, sus repeticiones, tendencias, variaciones y constantes para construir el futuro de la empresa bajo premisas sólidas mediante un conjunto de actividades que abarca el establecimiento de objetivos realistas, la determinación de prioridades que faciliten la toma de decisiones anticipadas basadas en hechos, datos e información objetiva y cuantitativa, acorde con la filosofía de la ciencia que postula que la subjetividad debe reemplazarse por la objetividad, con la guía del axioma que señala:

Sólo lo que se mide se puede administrar y, por tanto, mejorar.

2. MÉTODO CIENTÍFICO

Lo que distingue a las ciencias del conocimiento empírico es el método.
FRANCÍS BACON

Descartes, autor del método científico, propuso cuatro reglas básicas que conviene tener presentes:

1. No tener jamás una cosa como verdadera sin que conste evidente mente lo que ella es.
2. Dividir cada dificultad que se examina en tantas partes como sea posible.
3. Llevar orden en los propios pensamientos comenzando por los objetos más simples y fáciles de conocer, para subir poco a poco y por grados, hasta conocimientos más complejos.
4. Hacer divisiones simples tan generales como para asegurarse de no omitir nada.

El administrador profesional se basa más en la ciencia que en el conocimiento empírico, porque primero observa metodológicamente los fenómenos o hechos y después los relaciona para determinar si son causa y efecto. En una empresa se observan las ventas y los desempeños de los vendedores que las provocaron, así como las épocas del año en que ocurren y el efecto de la promoción, publicidad, servicio al cliente, etc., con el fin de conocer y elaborar un plan-proyecto-estrategia para administrar y dirigir, sin olvidar la relación causa-efecto de esos elementos. A medida que se logran mejores resultados, el administrador aprovecha el método científico con los acontecimientos y hechos del pasado y su comprobación para proyecciones posteriores.

Bacon también dijo: Información es poder.

Es necesario distinguir entre información y datos. Los datos son hechos aislados, no agrupados con un fin, y la información es la clasificación y ordenación de los datos para conocer tendencias, momentos, fases y etapas preestablecidas para que el administrador profesional pueda tomar las decisiones de acuerdo con el proyecto-plan-estrategia que elaboró
El administrador profesional necesita convertir los datos de la empresa en sistemas de información para dirigir los proyectos, estrategias y planes de acción de cada área de trabaje de las empresas que lo contrataron y cuya gestión le confiaron.

3. LOS PRINCIPIOS CIENTÍFICOS Y LOS ADMINISTRATIVOS

Los principios científicos son leyes, es decir, verdades fundamentadas que explican el efecto causado por la relación entre dos o más conjuntos de variables. Los efectos son una consecuencia cuando se relacionan dos causas, por ejemplo, la ley de la gravitación universal, que explica por qué la Tierra ejerce una fuerza de atracción sobre los cuerpos.
Los principios administrativos no son leyes como en las ciencias exactas, pero sí son universales, es decir, son útiles en cualquier parte del mundo donde exista una organización social, una empresa; un ejemplo es el principio de la unidad de mando: “Un solo jefe para una persona.” Si dos jefes mandan a una persona, ésta no sabrá a quién obedecer. En la realidad, los principios administrativos son axiomas, guías, producto de la experiencia humana milenaria.
Un axioma es:

Una sentencia o principio tan claro que no necesita explicación.

Categoría: Administración Profesional

Comentarios (0)

Trackback URL | Comentarios Feed RSS

No hay comentarios aún. ¡Sé el primero en comentar!

Deja un Comentario